El mismo sentir que hubo en Cristo | Octavius Winslow

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.
FILIPENSES 2:5

¿Qué es tener «este sentir que hubo en Cristo»? Respondemos que es aspirar siempre a la más alta perfección de la santidad. Es tener el ojo de la fe perpetuamente en Jesús como nuestro modelo, estudiándolo de cerca como nuestro gran ejemplo, buscando la conformidad con Él en todas las cosas. Es estar regulados en toda nuestra conducta por Su espíritu humilde. En primer lugar, con respecto a los demás, elegir el lugar más bajo, reconocer a Dios y glorificarlo por la gracia, los dones y la utilidad otorgados a otros santos, y ejemplificar en nuestra comunión social la benevolencia abnegada y expansiva del evangelio, que impone el deber de no buscar primordialmente nuestros propios intereses, sino sacrificar toda gratificación propia, e incluso el honor y la ventaja, si, al hacerlo, podemos promover la felicidad y el bienestar de los demás. Así pues, es vivir, no para nosotros mismos, sino para Dios y para nuestros prójimos; porque «ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí»; en el espíritu de Aquel que, en vísperas de volver a Su gloria, tomó una toalla y se ciñó a sí mismo, y lavó los pies de Sus discípulos, es servir a los santos en los actos y oficios más humildes. En segundo lugar, es ejemplificar, con respecto a nosotros mismos, el mismo espíritu humilde que Él sopló. Es ser pequeños a nuestros propios ojos, abrigar una humilde estimación de nuestros dones, logros, utilidad y posición, ser mansos, gentiles y sumisos bajo la reprimenda y la corrección, «no buscar grandezas para nosotros mismos», no cortejar la alabanza humana, vigilando nuestros corazones con perpetua vigilancia y celos, para no tener sed de la honra que viene del hombre, sino «la honra que viene solo de Dios». Es contribuir a las necesidades de los santos sin envidia, dar a la causa de Cristo sin ostentación, hacer el bien en secreto, buscar, en todas nuestras obras de celo, benevolencia y caridad, escondernos, para que el yo sea perpetuamente mortificado; en pocas palabras, es tener hambre y sed de justicia, ser pobres de espíritu, humildes de mente, caminar humildemente con Dios, y vivir, trabajar y aspirar a la gloria de Dios en todas las cosas. Esto es tener «el sentir que hubo también en Cristo Jesús».

Share this...

Deja un comentario