El beneficio de la aflicción 2 | Thomas Brooks

Plinio en su Historia Natural escribe acerca de ciertos árboles que crecen en el Mar Rojo que, al ser golpeados por la brusquedad de las olas, permanecen como una roca inamovible. En el mar de las aflicciones, Dios hará que Su pueblo permanezca como una roca; serán inamovibles e inquebrantables, y cuanto más las olas de aflicciones los golpeen, tanto mejor y tanto más crecerán en gracia y piedad. Por lo tanto, ¡cómo puede esto hacer que los cristianos enmudezcan y guarden silencio bajo todas sus aflicciones y pruebas en este mundo, considerando que todo esto obrará para su bien! Dios castiga nuestros cuerpos para sanar nuestras conciencias; aflige nuestros cuerpos para salvar nuestras almas; nos da hiel y ajenjo aquí para que los deleites que están a su diestra sean más dulces en el más allá; aquí nos pone sobre un lecho de espinas para que busquemos y anhelemos más el lecho cómodo de su seno en el cielo.

Share this...

Deja un comentario