Dones bíblicos

1 Corintios 13:1-4 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. 

Pablo, el apóstol, les hace saber a los Corintios que no es posible hablar de dones espirituales cuando el verdadero propósito del don espiritual no se encuentra en su base ¿de qué sirve decir o alardear de los dones que tenemos si el amor de DIOS no está en nosotros? Consideremos, que el amor de DIOS es primordial en cada creyente.  El seguidor de Cristo comprende que el que no ama a su prójimo el tal no conoce a DIOS 1 Juan 4:20; por estas razones es más que obvio que todo aquel que dice que tiene un don dado por DIOS debe cerciorarse de que no es mera jactancia. Creer vanamente nos hace correr peligro, el auto engaño nos cegará y nos hará vivir para un fin calamitoso. Por tanto, es importante que examinemos por qué hacemos nuestro deber delante de DIOS.

Share this...

Deja un comentario