Descanso celestial | Octavius Winslow

Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.
HEBREOS 4:9

Todavía no hemos llegado al descanso celestial, pero nos estamos acercando a él. Y ¡oh pensamiento emocionante!, lo alcanzaremos al final. Todo en nuestra trayectoria actual nos recuerda que nos estamos acercando a casa, como las algas que se desprenden de las rocas y como las aves terrestres que se aventuran a salir de sus glorietas y flotar junto al barco, son índices para el viajero de que se acerca a su puerto. ¿Estás desconsolado? ¡No llores! La tierra ata menos y el cielo tiene ata más. ¿Estás empobrecido de bienes terrenales? ¡No te aflijas! Tu tesoro imperecedero está en el cielo. ¿Estás navegando por aguas oscuras y tormentosas? ¡No temas! La creciente inundación no hace más que elevar tu arca y acercarla al monte de la seguridad perfecta y del descanso sin fin. ¿Estás luchando contra la enfermedad, consciente de que la vida está menguando y la eternidad se acerca? ¡No tiembles! Hay luz y música en tu habitación solitaria y sombreada; el amanecer y los tañidos de tu hogar celestial. «¡Voy a casa! Es cierto que dejo un hogar terrenal, tan dulce y atractivo, pero lo cambio por uno celestial infinitamente más brillante, más sagrado y precioso. Me voy con Jesús, con la Iglesia triunfante, con los apóstoles, profetas y mártires, con los seres queridos que bordean la orilla del otro lado, preparados para recibirme allí. La muerte, de la que tantas veces he retrocedido, no es más que el arco de triunfo. ¡Oh, qué brillante lo ha hecho Cristo resucitado! A través de la cual paso a la casa de mi Padre».

Share this...

Deja un comentario