Asombrosa expiación | Octavius Winslow

¡Gracias a Dios por su don inefable!
2 CORINTIOS 9:15

La expiación en sí misma excluye toda idea de mérito humano y, por su propia naturaleza, proclama que es gratuita. Considera la grandeza de la expiación y contempla su costo: la Deidad encarnada, la obediencia perfecta, la pureza sin mancha, la gracia y el amor incomparables, los sufrimientos intensos y misteriosos, la muerte maravillosa, la resurrección, la ascensión y la intercesión del Salvador. Todo esto conspira para constituir el más prestigioso sacrificio que pueda ofrecerse. ¿Y habrá algo en el pecador que merezca este sacrificio? ¿Debería Dios rebajar en gran medida su dignidad, menospreciar su valor y deshonrarse a sí mismo, como para «venderlo» al pecador? Y si Dios estuviera tan dispuesto, ¿qué hay en el pecador que pudiera comprarlo? ¿Dónde está el equivalente, dónde está el precio? «¡Ay!, —es la exclamación de un alma convencida— estoy en bancarrota espiritual; lo perdí todo en mi primer padre que cayó; vine al mundo pobre y desamparado; y al pecado de mi naturaleza he añadido la transgresión actual del carácter más agravado. No tengo nada que me recomiende al favor de Dios; no tengo derecho a Su misericordia; no tengo precio para comprarla; y si la redención no es gratuita, sin dinero y sin precio, estoy deshecho». Entonces, la propia belleza de la expiación la pone más allá de todo precio, y la sella con un carácter gratuito e infinito.

Share this...

Deja un comentario