Así como… | Thomas Brooks

Así como hay una maldición envuelta en las mejores cosas que Él da al impío, así también hay una bendición envuelta en las peores cosas que Él trae sobre los suyos (cf. Sal. 25:10; Dt. 26:16); así como hay una maldición envuelta en la salud de impío, así también hay una bendición envuelta en la enfermedad del piadoso; así como hay una maldición envuelta en la fuerza del impío, así también hay una bendición envuelta en la debilidad del piadoso; así como hay una maldición envuelta en la riqueza del impío, así también hay una bendición envuelta en las necesidades del piadoso; así como hay una maldición envuelta en el honor del impío, así también hay una bendición envuelta en el oprobio del piadoso; así como hay una maldición envuelta en todas las misericordias del impío, así también hay una bendición envuelta en todas las cruces, pérdidas y cambios del piadoso. ¿Por qué entonces no enmudecer y guardar silencio delante del Señor?

Share this...

Deja un comentario