Amar es no aborrecer

1 Juan 4:20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

La definición del sentido amor que el apóstol Juan ha dado está sumamente clara y no queda duda alguna que la intención es hacernos contemplar nuestra total y absurda forma de entender la palabra amor, debemos razonar que amor no es simplemente expresarlo en frases o sentimientos o emociones superficiales, el amor debe ser comprendido a la luz de las escrituras en este caso. Ninguno puede indicar que ama si no lo manifiesta a través de los hechos, ninguno puede señalar que ama si no lo evidencia a través de obediencia, ninguno puede expresar que ama si no lo demuestra con un genuino sacrificio. Pueda ser que nuestra mente se confunda creyendo que amamos a DIOS y no sintamos igual por nuestro hermano, pueda ser que mal comprendamos el amor de DIOS en nosotros y que ignoremos que este mismo ha sido plantado en nosotros para externarlo para con los demás. No podemos hablar mentira ni tampoco vivir sometidos a ellas; las escrituras desmienten el amor frívolo e insustancial. El amor de Cristo ha venido a los suyos, por tanto, todo el que es DIOS ha conocido el amor ni tampoco lo ignora o desconoce.

Share this...

Deja un comentario