2 Reyes 5:11 Nuestras expectativas y los designios de DIOS.

2 Reyes 5:11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra.

Que importante era para Naamán encontrarse con la persona que podría curar su enfermedad, en algún momento pensó que esta persona podría ser el mas poderoso económicamente y distinguido entre los Israelitas 2 Reyes 5:6. Es obvio que lo que se menciona en la historia de alguna forma entro en confusión, ya que no esperaban un profeta con sencillez y humildad, sino alguien distinguido.

El rey de Israel al darse cuenta de lo que estaba aconteciendo llego a mal interpretar las cosas, pensó que buscaban un mal en contra de él 2 Reyes 5:7. No entendiendo las confusas expectativas del Rey de Siria y de Naaman.

Pero vemos en el verso 8 como Elíseo actúa al haberse enterado de lo acontecido en el palacio del rey, el mismo Elíseo interviene diciendo:  Verso 8 ¿Por qué has rasgado tus vestidos? Venga ahora a mí, y sabrá que hay profeta en Israel. 

No podemos poner al profeta Elíseo como alguien con intenciones de jactarse, tampoco como alguien que desea impresionar, el profeta Elíseo se pronuncia porque es necesario que este general del ejercito del rey de Siria, conozca que hay un DIOS en Israel, y esto lo conocerá a través de los hechos de DIOS y no de sus imaginaciones o creencias y expectativas.

En si el general de Siria, obedece a la petición de Elíseo pero al escuchar lo que debe de hacer 2 Reyes 5:10 encuentra desagradable la instrucción, encuentra que no era lo que el esperaba o deseaba, se da cuenta que las cosas no se hacen según él las creía 2 Reyes 5:11-12 tenia en mente cosas muy distintas, entro en confusión consigo mismo ya que esto no llenaba sus expectativas.

Pero vemos como los criados de este general intervienen y este los escucha 2 Reyes 5:13, y esto no solamente para que se de cuenta que lo que él cree indigno simplemente no lo es, que lo que él supone absurdo simplemente no lo es, que lo que él creía impuro tampoco lo es.

Este ejemplo es para todos nosotros que esperamos que las cosas sucedan según nuestro parecer, he aquí tres de nuestras perspectivas:

  • Creemos que podemos aporta mejores ideas a DIOS.
  • Creemos influenciar en Él de como es que queremos que ocurran las cosas.
  • Creemos poder orientarle de que todo seria mejor si todo funciona según nos beneficie y haga sentir mejor.

Cuan equivocados estamos en cuanto a todo esto, entendamos claramente que nuestras forma de ver pensar o hacer no son comparables a las de DIOS.

  • Isaías 55:8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.
  • Salmos 50:21 Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.

Debemos de actuar como finalmente termino el general Sirio, Naaman, este reconoció definitivamente que DIOS es DIOS y que no depende de nuestra imaginación o pensamiento para hacer lo que sabe que es bueno hacer, no es por nuestra causa sino por su causa misma que se hacen las cosas, todas ellas son buenas y nada de malo tienen en si.

2 Reyes 5:15 Y volvió al varón de Dios, él y toda su compañía, y se puso delante de él, y dijo: He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel.

Así como el general del ejercito tuvo que humillarse ante este humilde y sencillo profeta que parecía no prometer ni tampoco saber a quien le decía lo que debía de hacer, parecía no entender el poder que este hombre Naamán tenia, ni tampoco de lo que importante que él era, así como Naamán tuvo que regresar humillado, nuestro deber es el mismo, debemos de quitar nuestros criterios y someternos ante los designios de DIOS mismo.

Share this...

Deja un comentario